Hasta hace unos años la única forma de llegar a las empresas y reclutadores que estaban contratando era a través de un papel, el Currículum. Tener un buen Cv era suficiente para tener un buen trabajo, o por lo menos, tener un trabajo. Pero los tiempos van cambiando y aunque hoy en día sigue existiendo el Cv, su relevancia a la hora de encontrar empleo es cada vez menor.

En la actualidad ya no es suficiente con tener un perfil atractivo para las organizaciones. El mercado está plagado de personas muy formadas, con carreras universitarias y uno o varios máster en centros de formación de prestigio. Por otro lado, están las personas con varios años de experiencia en sus puestos, en empresas reconocidas, que suplen esta falta de formación superior con los km recorridos en sus vidas laborales.

El mundo físico ha dado paso al mundo digital

Cuando pensaba en escribir un post más práctico sobre LinkedIn, mi idea era ser de ayuda a todas aquellas personas que están buscando nuevos proyectos y no tienen presencia en las redes, pero he pensado que también puede ser interesante para aquellos headhunter o Directores de Recursos Humanos que estén buscando un perfil similar al mío y todavía no hayan dado con él.

A los primeros, aquellos que buscan nuevos proyectos sin tener en cuenta los cambios que se están llevando a cabo en su entorno y que todavía, a día de hoy, se plantean su presencia o no presencia en el mundo 2.0, les diría que la resistencia a los cambios no evitan que estos avancen. A los segundos, aquellas personas que pueden estar interesadas en contratar a un “profesional joven, pero con experiencia en el mundo de los Recursos Humanos, con agilidad para aprender y capacidad de adaptarse a nuevas situaciones…”, les daré un par de trucos para “cazarme“.

Las empresas cambian la forma de reclutar

En la actualidad todavía observamos ofertas de empleo en las que las empresas enumeran una lista simple de aptitudes y habilidades que debe tener el candidato ideal. Así, los candidatos con más talento deben hacer encaje de bolillos para tratar de posicionarse, no consiguiendo en muchas ocasiones, ser visibles.

Por otro lado, sabemos que un porcentaje muy elevado de las ofertas laborales no se hacen nunca públicas. En el post “Búsqueda de empleo proactiva” empezamos a hablar de como el networking podía darnos la posibilidad de llegar a estas “ofertas de trabajo ocultas“.

Debemos plantearnos internamente que haríamos nosotros de ser los reclutadores. ¿Cual sería nuestra estrategia para buscar talento? ¿te pasarías el día ojeando Cv o buscarías a tu candidato ideal de forma proactiva?

5 Consejos para destacar en LinkedIn

Vamos a tratar de ponernos en el lugar de los headhunters y analizar que no debe faltar en nuestro perfil de LinkedIn para facilitarles su búsqueda.

1 – Keywords o palabras clave: se encuentran por diferentes zonas de nuestro perfil y son aquellas que tienen en cuenta los motores de búsqueda para encontrarnos. Nuestras keyworks se encuentran en:

  • El Titular Profesional: es la descripción situada justo debajo de nuestro nombre, lo que nos define en LinkedIn. Disponemos de 120 caracteres para describir nuestra profesión. Dos consejos antes de lanzarnos: primero realiza búsquedas en la zona de empleo de LinkedIn y en la red para saber como están buscando perfiles similares al tuyo y en segundo lugar, si estás buscando activamente empleo, tu descripción debe ser “lo que eres + búsqueda activa de empleo“.

Titular Profesional Javier Martínez Perez

  • El Extracto: en este espacio disponemos de 2000 caracteres para definirnos profesionalmente. Suele ser el punto más complicado, pero es decisivo. Debemos comunicar en este espacio los beneficios que puede aportar nuestro trabajo. El Extracto se convertirá en nuestro “elevator pitch.
  • El apartado Experiencia: en este apartado debemos mostrar las experiencias más relevantes que sirvan para apoyar el profesional que somos en la actualidad. Las palabras clave se sitúan en los títulos y en la descripción. Dispondremos de 100 y 1000 caracteres respectivamente, para decirle al reclutador que podríamos aportar a su empresa.

2 – Información Personal: aquí incluiremos nombre, fotografía, información de contacto,…Vamos a analizar puntos importantes de cada uno de estos apartados.

  • Fotografía: debe ser una buena foto de perfil, ante todo profesional, nada de recortes.
  • Información de contacto y URL: debemos personalizar la URL en la que se muestra nuestro perfil público de LinkedIn. Además, es importante cumplimentar los campos de información de contacto para ser accesibles a los reclutadores y que estos puedan contactar con nosotros. Hay que cuidar los detalles, el correo, la cuenta de twitter,… intenta que no sean muy “llamativos”. En el campo “sitios webs” podemos incluir hasta tres enlaces. Seleccionando la opción “otro” dispondremos de 30 caracteres donde podemos incluir keyworks.

Javier Martínez Pérez LinkedIn

 3 – Recomendaciones: debemos conseguir recomendaciones de personas que hayan sido tus responsables o compañeros. Personas que puedan dar buenas referencias de nuestro trabajo, que puedan hablar del valor añadido que aportamos. Hasta que no lleguemos a 3 recomendaciones nuestro perfil de LinkedIn no estará completo. LinkedIn hace uso de técnicas de Gamificación para motivarnos.

4 – Conocimientos y habilidades: en este apartado añadiremos las famosas “skills de LinkedIn” y podrán ser validadas por nuestros contactos. No debemos pasarlas por alto ya que refuerzan nuestro perfil.

5 – Invitaciones y Grupos: son clave en nuestra estrategia de incrementar nuestra visibilidad. LinkedIn no es un lugar donde ser encontrado, debemos hacernos visibles siendo proactivos. En LinkedIn solo existimos dentro de nuestra red de contactos (nuestros contactos, los contactos de nuestros contactos y los miembros de los grupos de los que formamos parte).

  • Invitaciones: tenemos limitado el número de invitaciones a 3000, por eso debemos utilizarlas para conectar con criterio, con gente que conozcamos y con gente que nos pueda interesar conocer.
  • Grupos: podemos unirnos a un máximo de 50 grupos, pero nos hará falta tiempo para optimizar su gestión. Si no queremos comprometer tanto nuestro tiempo, debemos rondar 10 grupos. Los grupos pueden aumentar nuestra visibilidad y hacernos “mejorar nuestra marca personal. Sin una estrategia de contenidos es muy difícil incrementar nuestro nivel de exposición.

Ser proactivo y emprender acciones es lo que marcará la diferencia entre obtener o no los resultados que buscamos. LinkedIn será para nosotros una herramienta de marketing personal. Debemos crear a nuestro alrededor una red profesional ante la cual seremos visibles. Esta red será , en parte, nuestro mercado potencial.

Las nuevas necesidades de los perfiles profesionales y las fuertes similitudes entre los candidatos están cambiando las formas de hacer las cosas. Debemos intentar llamar la atención, ser llamativos y diferentes, nuestra Marca Propia debe estar en continuo desarrollo.

Espero que si has llegado hasta el final del artículo, te ayude a mejorar tu presencia en el mundo 2.0 😉

Saludos!!!