Hoy vamos a hablar sobre Alimentos alérgenos y la aplicación del Reglamento (EU) nº 1169/2011 sobre información facilitada al consumidor en materia de alergias e intolerancias alimentarias. La Gestión de la Calidad quizás sea mi faceta más desconocida profesionalmente, por eso, para la realización de este artículo, contamos con la colaboración de la Dra. Marta Mosquera.

La Dra. Marta Mosquera es Licenciada en Farmacia en la especialidad de Nutrición y Análisis de los Alimentos y Facultativa especialista en Bioquímica Clínica. Actualmente trabaja como Facultativa Especialista en un Laboratorio de Análisis Clínicos en A Coruña.

Antes de nada vamos a tratar de explicar que son las llamadas sustancias alérgenas:

Los alérgenos son sustancias presentes en los alimentos que, en personas sensibles, pueden inducir una reacción alérgica. Estas reacciones alérgicas pueden ser graves y, en ocasiones, pueden causar la muerte. Generalmente esta hipersensibilidad está predispuesta genéticamente.

Impacto actual de las alergias alimentarias

Vamos a ver unos datos para saber el alcance actual de este problema. Según la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica, en la actualidad:

  • Más de 17 millones de personas en Europa padecen alergia alimentaria. De estas, 3,5 millones tienen menos de 25 años.
  • El mayor incremento se ve en los niños y en las personas jóvenes.
  • La alergia alimentaria es la principal causa de anafilaxia en los niños de edades entre los 0 y 14 años.
  • En los últimos 10 años se observa un aumento de 7 veces en los ingresos hospitalarios por reacciones alérgicas graves en los niños.

Pero, ¿cual es el alcance del problema?

Actualmente se han descrito más de 120 alimentos como causantes de alergias alimentarias. Aquellas alergias que se presentan más frecuentemente en niños son: huevo (clara y/o yema), leche (y derivados) y  cacahuetes, mientras que en los adultos las alergias más comunes están causadas por la fruta fresca, cacahuetes, frutos secos y diferentes familias de verduras.

Un hecho importante y constatado es que la mayoría de las personas que dicen padecer alguna forma de alergia alimentaria, hacen uso de un auto-diagnóstico y ponen en marcha estrategias de tratamiento sin contar con la supervisión de un Facultativo especialista, lo cual muchas veces puede suponer un agravamiento de dichas alergias debido principalmente a las reacciones cruzadas que presentan algunos alérgenos.

Se ha puesto en evidencia mediante diversos estudios clínicos que los individuos alérgicos a determinados alimentos presentan una peor calidad de vida, comparándolos con aquellas personas que padecen enfermedades consideradas más graves, como puede ser por ejemplo, la diabetes.

La Comisión Europea ha reconocido que 7 de cada 10 reacciones alérgicas graves ocurren cuando la gente come fuera de casa…

Por ello, desde la UE se han decidido a dar luz verde a esta normativa, que unificará la información que debe estar disponible en todos los países miembros y a disposición de los consumidores.

Actualmente no hay ningún tratamiento efectivo para las alergias alimentarias, por lo que la única forma de controlarlas es evitando el consumo de los alimentos que la originan. En el Anexo II del reglamento nº 1169/2011, se incluyen los principales alérgenos de los que deberán ser informados los consumidores desde su entrada en vigor.

Listado de Alimentos Alérgenos incluidos

El Reglamento de información al consumidor, en vigor desde el pasado 13 de diciembre 2014, nace con la finalidad de prevenir el consumo de alimentos que puedan provocar enfermedad en la población sensible. Con este cambio se pretende trasmitir una información más real y precisa al consumidor.

Los productos que nos deberán informar a partir de ahora son los siguientes:

 | Cereales | Huevos | Lácteos | Pescado | Moluscos | Crustáceos | Cacahuetes |
 |Soja | Frutos Secos | Sésamo | Apio | Mostaza | Altramuces | Sulfitos |

A quién aplica el Reglamento 1169/2011:

Esta normativa comunitaria afecta a todo tipo de establecimientos que vendan alimentos y bebidas, siempre que estas no estén envasadas. Pasa a ser obligatorio, por tanto, declarar los alérgenos alimentarios que estén presentes en todo tipo de alimento, bien como ingrediente o como coadyuvante alimentario.

Se verán afectados:
  • Establecimientos que sirvan comidas (bares, restaurantes, cafeterías, empresas de catering, buffet, panaderías,…)
  • Establecimientos que vendan productos sin envasar o envasados a petición del cliente.
  • Establecimientos que vendan alimentos sin envasar a otros establecimientos.

La única excepción a la norma son los envases de tamaño inferior a los 10 cm. (por ej. paquetes de caramelos o chicles) y las bebidas alcohólicas.

Como afecta a las empresas la normativa sobre Alimentos Alérgenos

Las empresas pasan a ser responsables legalmente de proporcionar información referente a los alérgenos incluidos en la norma. La información de estos ingredientes debe figurar de manera precisa y clara. Debe ser de fácil comprensión por parte de los consumidores.

Una vez que entra en vigor la normativa, el desconocimiento deja de ser una escusa. Los establecimientos se exponen a sanciones que van de los 5.000 a los 600.000 euros, por ello deben implantar el Plan de Control de Alérgenos en sus establecimientos e incluirlos en los Sistemas de Autocontrol.

Además, esa información se debe trasmitir de forma oral, escrita o en formatos electrónicos a los consumidores. El comercio minorista de la alimentación y la restauración colectiva debe concienciarse y formarse, solo así podrán informar de forma correcta.

Si un establecimiento dispone de un cartel informando de los alérgenos presentes en sus alimentos o bien si dispone de un cartel que indique que se puede obtener información sobre este tema preguntando al personal presente, estará ofreciendo la información que le obliga la normativa y deja en manos del consumidor el uso de dicha información.

Que nos espera en el futuro…

La aplicación de este Reglamento es sólo la primera pieza de este proyecto.

A partir de abril de 2015 se indicará en las etiquetas de los productos en que país se han criado y sacrificado los animales que vamos a adquirir.

Será a partir de diciembre de 2016 cuando se deberá cuantificar la cantidad de energía que aportan los alimentos, así como las grasas, hidratos de carbono, azúcares,…entre otros componentes.

Recordad, es super importante formarse sobre este tema y asesorarse en la implantación del Plan de Control de Alérgenos. Si todavía os surgen dudas al respecto de este Reglamento o necesitáis asesoramiento, podéis poneros en contacto con nosotros vía mail.

Saludos y nos vemos un próximos posts 😉 !!!

By Marta Mosquera – Especialista en Bioquímica Clínica y Consultora en Nutrición