Hace unas semanas tuve la posibilidad de asistir al estreno en nuestro país del documental “This is Life”. En él se cuenta como un grupo de jóvenes médicos gallegos, liderados por Dr. Diego González Rivas, se convierte en el primer equipo quirúrgico del mundo en operar cáncer de pulmón mediante una única incisión. Descubren lo que se conoce hoy como técnica “Uniportal VATS”.

El documental se estrenó este mismo año en Berlín ante la comunidad científica mundial. La presentación para el público en general fue en la ciudad de A Coruña, debido a que este grupo de médicos pertenecen al equipo de videocirugía torácica del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña.

Ahí estaba yo, rodeado de personal sanitario, gente que ya conocía lo que habían sido capaces de descubrir Diego y su equipo, gente que podía apreciar mucho mejor la dimensión de todo su trabajo. Yo formaba parte del grupo de personas expectantes que buscaba un plan diferente para esa tarde-noche.

Esfuerzo, Dedicación y Entusiasmo…esto promete

Nada más empezar, Diego recita una frase que captará mi atención hasta el final…

“En la vida debes hacer lo que te gusta. Con esfuerzo, dedicación y entusiasmo tus sueños se convierten en realidad”.

El documental muestra la dedicación de un equipo médico que viaja por todo el mundo con una sola finalidad, transmitir lo que habían descubierto. Dar a conocer la nueva técnica de extirpación de tumores de pulmón y formar a sus compañeros de profesión del mundo entero.

Un día, Diego y su equipo se hicieron una pregunta, ¿porque no podían desarrollar una técnica que causara menos daño al paciente, una técnica menos invasiva? Ese es el punto de partida de esta hazaña, da comienzo a la etapa de investigación, formación e innovación.

A lo largo del documental, los miembros del equipo hablan de la importancia que ha tenido el trabajo en equipo en el desarrollo de la técnica. La importancia que ha tenido “el líder” para hacer crecer la motivación del resto de los miembros.

No recuerdo exactamente con que palabras lo decía Diego, pero habla de lo importante que es que te guste tu trabajo, que trabajo y pasión vayan de la mano. Es eso lo hace que compense estar viajando a diario, renunciar a momentos importantes de tu vida…Es la pasión por lo que hacen la que hace posible que su conocimiento llegue a todas las partes del mundo.

Un largo camino para llegar al objetivo

Las preguntas hacen que busquemos caminos diferentes a los que utilizan los demás. Es necesario pensar de forma diferente para obtener resultados diferentes. No conformarse es la señal de salida al cambio.

Debemos fijar objetivos concretos, fallar en la concreción puede hacer más cercano el fracaso. Cuando tengamos decidido cual será nuestro objetivo, podemos hacer lo que hicieron los protagonistas de esta historia, dividirlo en dos. Uno de ellos será el objetivo idóneo, más difícil de alcanzar pero no imposible, el otro, aunque también satisfactorio, debe ser menos exigente. Diego y su equipo consiguen pasar de la técnica con tres incisiones a la de dos incisiones, técnica solo desarrollada por los equipos más innovadores hasta el momento. Más adelante deciden abordar el objetivo idóneo, “si podemos realizar una única incisión, será menos agresiva para el paciente y la recuperación será mucho más rápida”.

Otro aspecto importante en esta historia es el trabajo en equipo. Como ya expusimos en el artículo sobre la Filosofía Agil, la motivación de las personas es fundamental, son las que aportan valor. La finalidad de los equipos es que piensen juntos, se creen sinergias entre los miembros, se complementen, se ayuden y el trabajo fluya hasta alcanzar los objetivos. Si no has leído el artículo, quizás te pueda resultar interesante.

La forma de conseguir tu meta es soñar con lo que quieres. Pon fecha de caducidad a tu sueño y empieza a trabajar para hacerlo posible. Debes saber que si quieres aspirar a más tienes que estar dispuesto a pagar un precio mayor.

No pongas límites a tus objetivos

Las organizaciones deben cuidar a las personas y fomentar su desarrollo. Deben ser conscientes de que ellas son la clave. Si son capaces de disfrutar en su trabajo, su rendimiento y compromiso serán más elevados.

Me gustaría felicitar al equipo médico, con Diego a la cabeza, por su dedicación al paciente y por la búsqueda continua de nuevas técnicas para tratar de minimizar la exposición al dolor del paciente. Reúnen muchos de los valores que, para mí, son importantes en cualquier organización.

Os dejo dos links para que podáis valorar vosotros mismos su trabajo:

Con este post quería destacar algunos aspectos del trabajo que para mí son fundamentales con un ejemplo real para intentar tener más impacto. Espero que si has llegado hasta el final del artículo te pares a pensar un momento si tu organización va en esta dirección.

Si estas viviendo una situación similar nos encantaría conocerla y darle difusión.

Nos vemos en próximas publicaciones 😉