¿Que hay más allá de tu zona de confort?

zona de confort

“Tomar la decisión de salir de la zona de confort es algo voluntario”

La definición de zona de confort podría ser la siguiente:

“Un estado en el cual actuamos en condiciones de ansiedad neutral. Estás en ella cuando te mueves en un entorno que dominas a la perfección. En esta zona podrás conseguir un nivel constante de rendimiento sin asumir prácticamente riesgos”

Seguramente muchas personas se han visto forzadas a dejar atrás esta zona para intentar ver lo que hay más allá. Cuando digo la palabra “forzadas” no la utilizo en sentido literal; cuando tomamos la decisión de salir de esta zona acomodada siempre lo hacemos de forma voluntaria, pero el desencadenante puede ser interno o externo  (despido, nuevas motivaciones,…).

Muchos piensan que fuera de la zona de confort no hay más que peligros, lo desconocido genera pánico. Solo unos pocos tienen la creencia de que si ponen un pie fuera de la zona de confort podrán ser más creativos, productivos y mejorar su capacidad de adaptarse a las complejas situaciones de su día a día.

¿Cómo aumenta nuestra resiliencia?

La resiliencia no es un hecho extraordinario sino ordinario. Una definición que me gusta de este concepto es la que realiza Oscar Chapital:

“Resiliencia es la capacidad que tiene un individuo de generar factores biológicos, psicológicos y sociales para resistir, adaptarse y fortalecerse, ante un medio de riesgo, generando éxito individual, social y moral”.

Desde pequeños nos enseñan a buscar nuestra zona de confort y fomentan que nos quedemos en ella. Un ejemplo muy claro se da a nivel profesional: un alto porcentaje de personas si tuvieran que elegir entre un puesto de funcionario o ser emprendedor, elegirían sin pestañear la primera opción, simplemente por la tranquilidad de no tener que vivir de sus ideas o de las otros mejoradas.

Lo que no nos enseñan de pequeños es a buscar nuevos retos, a gestionar nuestros miedos y a adaptarnos a los cambios. Son las situaciones que se van desarrollando a lo largo de nuestra vida las que hacen aumentar nuestra resilencia, nuestra capacidad de resistir, adaptarnos y hacernos más fuertes.

Fuera zona de confort

En la actualidad vivimos momentos de cambio y muchas personas se han visto obligadas a salir de su zona de confort. En la mayoría de los casos el desencadenante de la situación es un hecho externo, en forma de despido, cierre de empresa, traslado de la producción a otro país…

Nuestros hábitos, rutinas, habilidades, conocimientos, actitudes y comportamientos son parte de nuestra zona de confort. No deben dejar de ser útiles para conseguir nuestros objetivos pero debemos ampliarlos. Debemos obligarnos a pasar más tiempo en la zona de aprendizaje y ampliar nuestra visión del mundo. Esto nos ayudará a gestionar el cambio y nos dará una nueva visión de la realidad, mostrándonos todas las oportunidades que hay en ella.

Para avanzar tendrás que conseguir que tu motivación gane la partida a tus miedos, tu parte reactiva luchará continuamente contra tu parte emocional. Cuando vives momentos de incertidumbre, antes de actuar debes pensar muy bien cuales son tus objetivos. No vale la pena que quemes todos tus cartuchos antes de tener definida la estrategia para alcanzar esos objetivos.

Lo peligroso en estos casos no es estar perdido, es quedarse quieto. Incorfórmate para aprender y crecer. Si te fijas objetivos es muy probable que los intentes cumplir, si no los fijas seguro que no haces nada por cumplirlos. Asume el riesgo, sin él es imposible crecer.

Construye tu mundo 2.0

Descubre que te hace diferente, en dónde puedes aportar mayor valor y piensa que te falta para llegar a tu objetivo. Lo que te falta lo vamos a considerar nuestras debilidades y vamos a trabajar para mejorarlas. No vamos a empezar mañana, si de verdad queremos mejorar vamos a empezar ahora.

Trabaja en tus debilidades pero no te olvides que la clave está en todo lo que ya sabes, lo que te hace diferente. Tu objetivo sigue siendo explotar tus cosas buenas, esa área en la que haces las cosas mejor que nadie.

Es el momento de que estés presente en el mundo 2.0 y empieces a ser visible. Trabaja tu marca personal, las redes sociales y profesionales te darán mayor visibilidad y acortarán el trayecto que te separa de tus objetivos.

Creer en ti es necesario para que puedas alcanzar tus objetivos. Conviértete en protagonista, lo que tu no decidas probablemente lo harán otros por ti. Busca tu objetivo.

El miedo nos suele paralizar y no nos deja ver lo más importante, las oportunidades que existen. Si necesitas orientación, un consejo, apóyate en profesionales.

Esto es todo por hoy 😉 Me encantaría que me contaras tu experiencia!!

Suscríbete gratuitamente al Blog

suscripción